viernes, 23 de febrero de 2018

Padre mio





Puede que nuestro papel en este planeta no sea alabar a Dios sino crearlo.

                                    Arthur C. Clarke      









Regálame el alivio,
el don de soñar,
escucha mi plegaria
solo es una
tan solo una,
tú sabes cual es.

No te olvides de mi,
otra vez no.

Vela por mi alma herida
que la pena
pase al olvido,
no dejes que mi corazón
vuelva a fallar.

Que el odio
no anide en mi corazón
que no haga mella
la desesperanza,
que sepa poner orden 
en el caos,
calma,
en mis aguas revueltas.

Porque aunque nada temo,
nada se,
no quiero que mi esperanza
se desvanezca
y la oscuridad se apoderé
de nuevo de mi alma.









Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

martes, 20 de febrero de 2018

Anillos de agua, sal y dolor





Me he perdido en la revuelta de una sortija dorá.
                                  
                                         Callejuela sin salida.











Te esperé, fui incapaz de recorrer la distancia que nos separaba, te dirigiste a mi y tu sonrisa se desvaneció al llegar a mi lado,la ilusión del reencuentro quedó frustrada. No pude sostener tu mirada.

Un saludo vacilante, una mirada inquisitiva, un silencio incomodo  y un anillo en mi dedo.
Caminamos juntos, respetando los tiempos y la distancia entre nosotros, ni un roce, ni un abrazo, ni una caricia.Hasta que tu mano tomó la mía.

-No es verdad, dime que no lo es.

Pero, ahí estaba, titubeé, buscando las palabras adecuadas, pero, que podía decir, que podía hacer; nada, no pude, tan solo cerré los ojos para no ver el desprecio en los suyos.

Ese anillo era mi realidad, mi nueva realidad, por eso no me sorprendió que al abrir los ojos no lo encontrará a mi lado. Me giré para buscarlo, para verlo por última vez.

Se marchó sin decir nada, arrastrando pesados sus pies, sin mirarme si quiera. Se levantó una brisa  fresca que erizó mi piel, el agua salpicaba mojando mi cara, comencé a llorar, un torrente de agua, sal y dolor.


Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

domingo, 18 de febrero de 2018

Mi Bienamada



Faro que alumbras al mundo,
por encima de la tempestad.
Devuélveme la esperanza
y que brille mi estrella,
pero no en soledad.
Oye mi voz, mi última oportunidad.
Faro que alumbras al mundo

alumbra mi vida.
                                     Carlos Goñi












Era medianoche en Lisboa y la escuchaba sin que lo supiera, descubrí el final mucho antes de que ella llegará a él.

 La escuché, una calurosa noche de verano, hablaba en voz baja, en susurros, para sí misma, pero su voz flotaba en la quietud y oscuridad de la noche y arraigó en mi alma como la mala hierba.

Tendría que haberla olvidado, abandonarla, en ese preciso momento, pero no pude, la amaba demasiado. Amaba su libertad, su risa, su olor, su voz, su corazón, pero también amaba su frío, su soledad, su oscuridad, sus vacíos, esos, que yo nunca pude llenar.


La observaba en silencio, sin que se diera cuenta, miraba al cielo, le hablaba a las estrellas sentada en el suelo, parecía una rosa plateada, iluminada por la luna. Estaba tan cerca de mi que creí poder tocarla, pero no habría servido de nada, estaba muy lejos de mi.


El tiempo se me antojo infinito mientras la admirada en la soledad de las dunas y ella, seguía perdida en su mundo, silencioso y profundo.


Me dolió escuchar la verdad en voz alta, una verdad teñida  con un tono de nostalgia  que fue cobrando firmeza y sustancia en la oscuridad de la noche. No había resentimiento, ni ira en sus palabras, era todo muy neutro, muy calmo, muy indiferente. Algún residuo de calidez salió de vez en cuando de su garganta y se mezcló en el relato, la brisa fresca se adueñó de su voz y se la llevó para ahogarla en el cielo.


Las palabras siguieron escapando de sus labios, estaban guardadas, agazapadas esperando que su voz les diera vida, tan solo esperaban el momento propicio para escapar.


La noche guardaba silencio y la  luna la animaba a seguir, a mi ya no me hacia falta seguir escuchando, no era mi nombre el que salía de su boca implorándole amor , invocándole para que la rescatara de una pena que la ahogaba.

 Y de pronto, el viento se volvió gélido, la luna se escondió, todo se volvió oscuro y amenazante. 

Yo temblaba, no pude evitar llorar, ella, se dio cuenta de mi presencia, no dejo de hablar, en realidad ella hablaba para mi...


 Y aún así de ella, no pude separarme jamás.







Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

domingo, 4 de febrero de 2018

El secreto de tus sueños





“Quien eres tú que entre nocturnas sombras sorprendes de este modo mis secretos.”

                                                 SHAKESPEARE IN LOVE
     








Hazme tuya 
con avaricia
y no me sueltes 
aunque yo te lo pida.

Tatúa en mi piel 
con la sal de tu sudor
las huellas de tus manos.

Mira mi cuerpo desnudo,
invade mis rincones,
explora, busca, rebusca, muerde,
arde, cabalga,
conquista, vence.

Piérdete y vuele a 
encontrarte,

una,
mil vidas,

mil vidas,
 una,

y al hacerlo, reconciliate 
con tu alma.

Muere y renace en mi,
no importa que no esté,
que no puedas ver mi rostro,
ni oír mi voz,
recuerda, piensa, siente,
sueña;
qué no querrás despertar
desando que el sueño te haga prisionero.

Duerme, que yo no me iré
jamás,
soy el secreto de tus sueños.






Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

domingo, 28 de enero de 2018

Sàmhchair




"Detrás de la palabra está el silencio, detrás de ese silencio está un olvido.
       

                                                Giannina Braschi






Me pregunto que espera oír,
sea lo que sea,
las palabras no saldrán 
de mis labios.

El aire que exhalen mis pulmones
nacerá siendo silencio
y morirá como aliento
que flotará junto a él
profundo y cálido,
pero nada más.

Noto su decepción,
pero no lo siento,
tan solo miro al cielo
salpicado de mil estrellas 
brillantes que cubren 
la quietud de mi silencio.

Mi furia se ha apaciguado,
estoy tranquila
mientras me alejo,
y entonces sí, le hablo al viento
a las olas que mojan 
mis pies descalzos.

Arranco de mi alma
los secretos del pasado,
grito fuerte, desenterrrando
el dolor, la ira
el miedo, la decepción.

Dejo las palabras en el aire
para que puedan volar,
al mismo tiempo
que empiezo a llorar,
libre por fin
de elegir mi destino.






Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

jueves, 18 de enero de 2018

Lágrimas mudas



A veces no nos dan a escoger entre las lágrimas y la risa, sino sólo entre las lágrimas, y entonces hay que saberse decidir por las más hermosas.

                     Maurice Maeterlinck










Un nudo en  la garganta,
un nudo
que ata 
otro nudo.

Le esperó estaciones enteras
el viento se llevó sus preguntas
que no le devolvió
ninguna respuesta.

No volvieron a hablar
de lo que había sucedido
para no hacerse daño,
pero el silencio
tampoco ayudó.

Se miraron sin sonreír,
entre ambos, un abismo,
una grieta una herida
abierta,
y los días al borde
del precipicio.

Se pidieron limosna
con la mirada
y recogieron migajas
de un amor frío y apagado.

Dejaron la puerta abiera
y en su corazón 
la decisión 
de cerrarla para siempre.





Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

domingo, 17 de diciembre de 2017

Tiempo






Al tiempo le pido tiempo, y el tiempo, tiempo me da...

                                                             Dicho popular











Quiero un día
sin tiempo.

Un tiempo
sin noche.

Un tiempo sin tiempo,
un tiempo entre la nada.

Tiempo de silencio
de libertad.

Tiempo para caminar
para irme lejos,
sentir el vértigo de descrubrir
lo que guardo dentro.

Tiempo para deshacer
los hilos invisible
que me unen al destino
y me atan a la desesperación
de no poder desatar
los nudos 
que me ahogan.







Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

lunes, 27 de noviembre de 2017

Entre la realidad y la memoria



La luz se apagó y la oscuridad entró de nuevo.


"No confíes en nadie" S. J. Watson








De tu mano siempre
caminando a tientas,
como en un laberinto
del que es imposible
escapar.

Infinita frustración.

Una mirada perdida
en la distancia,
un destello pasajero
de tristeza,
de pronto la cercanía
se convierte en abismo.

Silencio.

Sigue con tu vida,
le dices.
Lo que no le dices
es como hacerlo.

Incertidumbre.

Quebradiza como un cristal,
extraviada en la noche
su imagen,
desaparece en un abrir
y cerrar de ojos,
entre el sueño y la vigilia
como arena entre los dedos.

Oscuridad.

No sabes enderezar
un futuro que nació torcido.

Tan solo esperas 
que le silencio
pase,
dejando en el olvido 
tu recuerdo,
hasta que nada quede 
de ti.

Ruego,
 Suplica, Clamor.

Que la losa de la distancia
haga que las heridas
empiecen a cicatrizar.

Que el silencio y la oscuridad
se prolonguen,
creando,
un océano imaginario
entre la realidad y la memoria.





Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

martes, 14 de noviembre de 2017

Que nadie te recuerde





-La violencia no es solo matar a otro. Hay violencia cuando usamos una palabra denigrante, cuando hacemos gestos para despreciar a otra persona, cuando obedecemos porque hay miedo. La violencia es mucho más sutil, mucho más profunda.-

                                        Jiddu Krishnamurti.




Que tus palabras
se conviertan
 en silencio.

Que se hundan 
todas tus naves,
que tu brújula
pierda el norte
y  nunca encuentres
tu destino.

Que los hilos de tu vida
se enreden y retuerzan
y no puedas levar anclas.

Que mil huracanes
te arrastren por mares
oscuros y abisales.

Que nunca para ti 
brille la Estrella del Sur.

Que la bestia que llevas dentro
te engulla
y te arrastre a las profundidades
del infierno.

Que te abrace siempre 
el sinsentido
cuando te enfrentes
a tu soledad.

Que todo la sal de la mar
haga poso en tu corazón
y deje de latir lentamente.

Que te mueras
y nadie te recuerde.






Que los cobardes algún día tengan lo que se merecen.






Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

lunes, 13 de noviembre de 2017

Los días perdidos




Tú sabes que cuando te odio, es porque te amo hasta el punto de la pasión que desquicia mi alma.

                                        Julie de Lespinasse









Espérame tranquila amor,
vuelvo enseguida, vida mía.
No tengas miedo,
duerme tranquila
ya no estás sola.

Y  yo te creí...




Una noche sin luna te fuiste como si no pasara nada. Olvidaste cual era mi portal, que yo te esperaba sentadita en mi silla de enea y me quedé llorando llenita de pena.

Me robaste el porvenir, dejándome caer en el pozo más oscuro de la desesperación.

Con el recuerdo perdido en el pasado, me oyeron gritar, llorar y maldecir tu nombre.

Marchaste, dejando tras de ti la huella de la soledad, me quedé perdida, en esta tierra de nadie, seca, estéril, fría y oscura.

En mi mundo dejó de brillar la luz.

Siguió pasando la vida, una vida que continuó sin mi, todos los días volvieron a ser uno más viendo las horas pasar. Se me pasó la vida para a amar a nadie más.

Aprendí a no olvidar y a esperar.

Después, mucho después, mi cuerpo empezó a desprender olor a vidas pasadas y no me importaba, era tú recuerdo que me visitaba a escondidas.

Mi corazón lleno de desconsuelos e incertidumbres sentía que siempre te estabas marchando y mi sinrazón necesitaba que volvieras para devolverme el aire.

Me aferré a tu recuerdo y lo até a mi corazón para que no te convirtieras en un extraño en mi vida.

A veces, te enredabas en mi mente como una tortura, como una loca obsesión, te acumulabas en el alma y entonces me dolías; no vendrías a salvarme del precipicio ni de las sombras ni del vacío ni del caos...

Quedaron para siempre mil sueños pendientes y donde siempre hubo amor, tan solo quedó una herida abierta.




Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

sábado, 11 de noviembre de 2017

Dos solitarios




La casualidad nos da casi siempre lo que nunca se nos hubiere ocurrido pedir.

                                                  Alphonse de Lamartine










En realidad no fue para tanto, 
tan solo un instante hermoso,
una caprichosa casualidad,
en un verano impaciente
que les regaló 
una brizna de felicidad.

Destinos invisibles
que los esperaban 
en la Calle de la Amargura,
para regalarles caricias y besos
con sabor a menta,
y el calor templado
de un abrazo bajo la luna llena
de Santa Inés.

Con el sonido de fondo
de una balada 
que cantaba triste
un viejo marinero.

Dos cuerpos que se fueron
amoldando en un baile
envuelto de ternura,
alumbrado por las luces 
que procedían de las estrellas.

Sus ojos le sonrieron,
le sostuvo la mirada,
se lanzó a sus brazos,
él, un deseo le regaló.

Sus manos entrelazas,
libres y cautivados
se entregaron al
porvenir.

Todo sucedió deprisa,
lo vivieron, lo sintieron
lo guardaron
en sus almas.

Dos vidas perdidas
con los corazones rotos.





Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Miedo al miedo



No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo



                                              Epicteto de Frigia









Miedo a que la vida pase
a que nada ocurra.

Miedo a no conseguir
lo que tanto desea.

Miedo a perderse
en un horizonte
de mentiras y monotonías.

Miedo a no ser libre.

Miedo a que las respuestas
se le pudran dentro.

Miedo a dejar de soñar,
a seguir siendo invisible.

Miedo a acompasar sus latidos
a un corazón frío.

Miedo  a que se agoten
las esperanzas.

Miedo a que la oscuridad
lo anegue todo.

Miedo a quedar anclada
en los recuerdos.

Miedo a convertirse
en hierro, en acero,
en frío, en hielo.

Miedo a encontrarse en sus ojos
y volver a perderse.




Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

domingo, 29 de octubre de 2017

La valentía de amanecer en tiempos futuros



Muchas cosas no nos atrevemos a emprenderlas, no porque sean difíciles en sí, sino que son difíciles porque no nos atrevemos a emprenderlas

                                                                                     SÉNECA







-¡Imagina! le dijo
y ella, lo imaginaba,
lo entendía.

Lo había sentido
lo había visto,
en un mundo
que ya no existía.

En una vida pasada
que una vez fue real, 
con personas reales
e historias sin terminar.

Ella quería olvidar,
él no la dejaba olvidar,
el destino suele ser
insistente
-¿Por qué yo?
¿Por qué no?.

Trató de escapar de él,
comenzó a caminar
con la cara manchada 
de sal,
no podía volver
a volcar su amor 
en él.

Su angustia parecía
capaz de hacerla pedazos,
su corazón comenzó 
a latir más fuerte,
demasiado deprisa.
creando, construyendo
un muro para protegerse.

Profundamente triste, exhausta,
se sintió  insoportablemente sola.
estancada, bloqueada
se estremeció.

Un frío resentimiento
en su mirada,
pero se enfrentó a él
y a sus miedos.

Se echó a llorar dejando 
que saliera toda la rabia
acumulada,
derramó lágrimas
para toda una vida.

Más tarde,
pudo volar libre, sin dolor
sin mirar atrás






Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com